SANTA CLARA MUJER INCONFORMISTA

SANTA CLARA MUJER INCONFORMISTA

Clara de Asís fue una mujer inconformista, como Jesús de Nazaret.

Con su inconformismo Santa Clara encarnó y asumió como a propia la misma misión que el Señor Jesús: trabajar y orar para cambiar el corazón de las personas.

Iluminada por San Francisco y guiada por el Evangelio, Clara de Asís vivió un matiz original, en el seguimiento de Jesús, que la llevó a iniciar un nuevo estilo de vida, fundamentado en la simplicidad de vida y la fraternidad.

En la Iglesia-Convento de San Damián, Santa Clara dio forma, en femenino, al Evangelio. Fue una mujer apasionada que oró, alabó y adoró al Altísimo, Omnipotente y Buen Señor.

Plegaria y contemplación fueron para Clara de Asís la expresión más sublime de su amor apasionado por Cristo y por la persona humana. Por eso el mejor recuerdo que hoy podemos hacer de Santa Clara es trabajar espiritualmente y orar confiadamente, cada una de las personas que estamos aquí, para poder descubrir ¿cómo hemos de encarnar la fe que hemos recibido? Cómo hemos de vivir esta fe, desde la vocación a la que el Señor nos ha llamado a cada uno y cada una, únicamente partiendo de esta realidad podremos ser signos claros y transparentes de vida auténticamente evangélica y verdaderamente cristiana.

Podemos y hemos de ofrecer a la sociedad una alternativa iluminada por el Evangelio de Jesús. Esta alternativa no se encuentra en la superficialidad, sino en el profundo de nuestro corazón.

La llamada que Jesús nos hace, la descubriremos a medida que seamos capaces de vivir el día a día de nuestra existencia, libre y soberanamente, como lo hizo Jesús, únicamente obediente y sumiso a la voz del Espíritu.

Nos toca por tanto comprometernos con lo que creemos: comprometernos con la persona de Jesús, viviendo una fe vigilante que esté atenta a la persona y al Espíritu. Viviendo una fe que sea signo de la verdadera “inconformidad evangélica” con la insolidaridad, la soledad y la cerrazón del corazón! Hoy Clara de Asís nos muestra que eso es posible, tan solo tenemos que comenzar a caminar confiando plenamente en el Señor Jesús, Él hace camino, nuestro camino, si dejamos que nos acompañe!

Santa Clara una mujer inconformista...